Organización del closet para cuidar el planeta

Si ya vas al supermercado con la bolsa de tela, no usas pitillo de plástico y caminas para ir al trabajo, la organización del closet debería ser una rutina más en tu vida para ayudar al medio ambiente como lo explique en el video de Semana Sostenible (Ver video en: https://www.semana.com/on-line/vida-moderna/multimedia/reusar-la-tendencia-que-no-pasara-de-moda/607373). Tener tu ropa depurada y ordenada por categorías también tiene un impacto positivo en el planeta y aquí te voy a decir cómo puedes poner tu granito de arena para que esto sea una realidad con el principio de las 3 R, sin embargo, yo le agregue una más para adaptarlo a la organización de espacios. Este enfoque se ha utilizado en la jerga de los promotores del medio ambiente con el fin de disminuir el volumen de residuos o basura generada por las personas, no obstante, se puede utilizar perfectamente en la organización del closet de la siguiente manera.

REDUCIR: Esta palabra es sinónimo de disminuir, limitar y simplificar. Aquí lo que te aconsejo es que seas más consciente de lo que tienes en el closet y analices antes de comprar esa prenda, ya que disminuir la compra de ropa ayuda a no acumular, ni consumir de forma impulsiva lo que realmente no necesitas, lo cual tiene una relación directa con los insumos naturales que se necesitan al elaborar dicha prenda (por ejemplo: tu pinta de domingo puede consumir aproximadamente unos 15.000 litros de agua en su fabricación (tenis 4.400 litros + jean 3.000 litros + una camisa de fibra sintética 1.000 litros + una camiseta de algodón 1.200 litros, sin sumar tu ropa interior y medias) y, a la vez, tiene una consecuencia negativa con tu bolsillo. Esta actividad ayuda en la organización del closet ya que entre menos compres más fácil será para ti organizarlo y mantener todo en su lugar.

REUTILIZAR: Volver a darle uso a las cosas, así de simple es el significado de esta R. Esto no quiere decir que tengamos que volverlo a usar en nuestra propia casa, aunque esa sería una buena opción, pero ¿la ropa que está en buen estado o unos zapatos que ya no nos gustan y se están empolvando qué podrían hacer en nuestra casa más que estorbo? La opción más frecuente es la donación, que otra persona con necesidades la vuelva a utilizar en su máxima expresión; venderla en www.closeando.com también es adecuado, ya que alguien que la necesita la puede conseguir a un menor costo y tu recibes un dinero extra por esta acción, todos ganan. Esta tarea suele ser la que menos atención recibe y es una de las más importantes, que también ayuda mucho la economía en casa. Recuerda, depurando tu espacio realizas la mejor parte para la organización del closet: sacas todo lo que ya no usas ni te encanta para que alguien más lo reutilice.

RECICLAR: Esta R se basa en transformar la ropa que consideras “desecho” con el fin de obtener nuevos productos. Convertir en otra cosa últi tu ropa es una buena idea, pero yo te aconsejo que hagas esto con lo que realmente está dañado y no piensas arreglar o está manchado así no va a la basura (puedes hacer bolsas de tela, limpiones, trapos para el piso, entre otras cosas). También puedes ir a algunos almacenes de ropa como H&M en Bogotá donde puedes llevarla para que ellos la reciclen y tu recibes una recompensa: bonos de descuento por tu aporte. Con estas acciones evitas el daño medioambiental que hacemos al eliminar estas prendas echándolas en la basura y contribuyes de forma directa en la organización del closet porque aprovechas más este espacio sacando esas prendas que ya no usas transformándolas en trapo del piso o cerrando su ciclo en la tienda de ropa donde la reciclan.

REPITE: ¿Quieres mantener la organización del closet? La mejor acción que puedes hacer es repetir este proceso de las 4R las veces que sean necesarias, así empezarás a tener un ciclo consciente en tu closet teniendo solo lo necesario y lo que te encante, reutilizando y reciclando lo que ya no quieras y al fin comprobarás que reducir tu consumo y tus prendas no es tan trágico como podrías imaginarlo en un principio.

Por: Liliana Ramírez, Organizadora Profesional de Espacios,

Especialista en Organización Residencial por la Asociación Nacional de Profesionales de la Organización y Productividad (NAPO USA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *